Breve autobiografía


    Nazco en Lopera (Jaén), en la resaca del día de S. Isidro (uno de los días grandes del pueblo) del año 1961. Esto es: el 16 de mayo. El segundo de cinco hermanos, y a once meses del nacimiento de mi hermana mayor: María Engracia.

    Mi infancia transcurre entre un grupo de amigos por los campos del pueblo. Bicicletas, primeras lecturas, cine de verano, historias de la Guerra Civil en las siestas, juegos y más campo. Siempre los caminos por las lomas suaves de Lopera. Sentimiento de libertad. Hay interés y curiosidad por todo lo que me rodea. Todavía, después de 40 años, los amigos, cuando nos juntamos en verano, seguimos saliendo a pasear por esos caminos. Ahora hay una razón más para esos paseos: problemas de salud. Soy un niño callado y meditabundo. Feliz.

    La adolescencia pasa entre las paredes del colegio salesiano de Úbeda. Interno. Época de la transición 1975-1978. En el colegio oigo canciones de Victor Jara, Jesucristo Superstar, Ricardo Cantalapiedra, Neil Diamond, Bob Dylan, Serrat y todos los cantautores españoles. El país esta cambiando y parte de la iglesia está en marcha para hacer real El Concilio. Utopía. Dios no quiere a un hombre sometido. Primer contacto serio con las ciencias y en particular con la Física. Frío, en aquel colegio hacía siempre frío. Buenos compañeros y amigos. Aunque fue duro, guardo un buen recuerdo de esos años.

    Facultad de Ciencias de Granada. Física. Demasiado teórico todo, demasiadas matemáticas para una ciencia experimental. Decepción inicial y fracaso académico. Poco a poco me voy haciendo más racionalista y menos empirista, por decirlo de alguna manera. A la vez voy cubriendo lagunas matemática. A partir de tercero hay un reencuentro con la Física. No siento ninguna añoranza por esos años, aunque hubo muchos y muy buenos ratos.

    Comienzo a dar clase en Cartagena, después en Villarrobledo y ya con las oposiciones aprobadas en Albacete y S. Fernando. Me caso y nacen mis dos hijos: Marina y Jesús. En Albacete entro a formar parte del Comité Óscar Romero y me acerco al cristianismo más comprometido con los desheredados. En S. Fernando hago cursos de doctorado sobre Astronomía, leo a León Felipe, Machado, Omar Kayyan, Miguel Hernández... Nos encerramos en Sto. Tomás y acampamos frente al muelle por el 0,7 %. Viajo a Nicaragua, Costa Rica, Pánama y México D.F. Tengo la fortuna de compartir unos días con D. Pedro Casaldáliga y D. Samuel Ruiz.

    En el curso 1999-2000 comienzo a dar clase en Sabiote, pueblo que siento también mío. En 2004-2005 me voy a vivir a la aldea de El Donadío, en la carretera hacia Jódar, al pie de Mágina y prácticamente en la ribera del Guadalquivir. No llegamos a trescientos habitantes. Patio, inviernos de chimenea, cocineta, trabajo, estudio, escribo, paseo y charlo con Luisa.

    Desde febrero de 2014 soy licenciado en Psicología por la Uned. En el Plan 2000 de esta universidad no hay especialidad, pero hago todas las asignaturas relacionadas con clínica. Sigo haciendo lo mismo que antes: cocineta, escribo, paseo, trabajo en mis viejos programas de astronomía y Luisa aún no se ha aburrido de nuestras charlas.